h1

Jack, tirate a un pozo

febrero 19, 2010

¡Volvi! Bueno, yo no me habia ido a ninguna parte, pero podemos decir que volvio este humilde blog, luego de unos meses de abandono (comprobando que yo en verano no existo: a lo sumo, vegeto).

¿Y saben que más volvio? ¡Volvio Lost! Y con la vuelta de Lost se fue mi cordura. Ya no tengo muchas esperanzas de que la serie termine con algun tipo de sentido: la sigo viendo porque despues de tantos delirios, tantos interrogantes, tantas intrigas, es una necesidad imperiosa, para bien o para mal, darle un cierre.

Le tengo mucha paciencia a Lost, quizas más de la que merece. Le tengo paciencia porque me divierte tratar de anticiparme a sus misterios volados y porque algunos de sus personajes me encantan… mi gran problema con Lost, en todo caso, es que tiene uno de los protagonistas más irritantes e insipidos del mundo: Jack Shephard.

¿Que hicimos para merecer a Jack? ¿Por que sus interminables conflictos paternos (¿no podia haber un psicologo a bordo del vuelo 815? ¿era demasiado pedir?) son aparentemente más interesantes que los melodramas retorcidos de otros personajes mucho menos explotados? ¿Por que es tan cabeza dura, tan insufrible, por que insiste en hacer de su drama personal (“buh, papi no me quiere, buh, se pudrio todo con Kate, voy a detonar una bomba para que nada de esto haya ocurrido, buh, por que sera que nadie me respeta”) el centro del universo? ¿Por que tiene que ser él precisamente el personaje central? Tenemos a John Locke, tan heroico como tragico, tenemos a Ben, que sera un egoista desgraciado pero al menos es inteligente e interesante, tenemos a Sawyer, que es como el Han Solo de Lost, el chico malo con buen corazón que deberia quedarse con la chica, uno de esos arquetipos que siempre funcionan (¿entonces Hurley es Chewbacca? discusión para otro dia) – ¿por que en el centro de todo este embrollo descabellado tiene que estar precisamente el doctorcito con sus lagrimas eternas? Ya no le tengo paciencia – su sola presencia me arruina el capitulo.

Y ya que estamos: ¿eso de que las mujeres nos enganchamos con Lost por los romances? NO ME IMPORTA CON QUIEN SE QUEDA KATE.  Ahi esta, lo dije. Si Kate se quiere tirar al pozo con Jack (¡andate a detonar vos la bomba, infeliz!), bienvenida sea. Si quiere irse con Sawyer, adelante, les concedo que tienen quimica. Kate en todo caso es un personaje que podria haber sido entretenido pero fue totalmente desperdiciado, como en general los guionistas de Lost desperdician a los personajes femeninos, que solo parecen tener valor dentro de la trama por lo que representan para los hombres. Kate, como la pobre de Juliet (mucho mas copada) se transformo en el premio para el interminable pissing contest entre Jack y Sawyer que me tiene cansada ya desde la segunda temporada, pero aun asi lo siguen estirando como un chicle. URGH.

A todo esto –  enfermitos de Lost, cuidado al comentar: sospecho que los comentarios de esta entrada estaran plagados de spoilers…

h1

tempus fugit

noviembre 23, 2009

“Que increible que ya se vaya también este año, ¿no?” me dice mi vecina en el ascensor, con ese temor tan propio de la gente mayor ante el supuestamente vertiginoso paso del tiempo.

Que se vaya de una vez. El cambio de año no es más que un simbolo, convengamos, pero a lo mejor es una excusa para poner todo lo que no me gusto del pasado en una cajita, apartarla a un lado y pensar: bueno, y ahora, ¿que?

Todos los años digo que voy a hacer cosas en el verano, y al final termino dejando pasar los dias. Quizas este verano sea la excepción, porque convengamos que este año también fue una excepción, y no consigo imaginarme en el mismo lugar, mental y emocionalmente, en el que he estado en tantos otros veranos.

Estoy, quizas, tan perdida como lo he estado siempre (acaso estamos todos perdidos en algun punto de nuestras vidas, pero algunos se mueven empujados por la inercia toda su vida sin jamas cuestionarse en que dirección: espero no ser una de esas personas), pero por primera vez en mucho tiempo estoy mirando a mi alrededor, a ver que caminos se pueden tomar para salir de esta.

Y como los caminos se recorren paso a paso, y a veces los pasos que más cuestan son los primeros, he aqui una modesta lista de primeros pasos para dar estos dias, antes de que venga el pan dulce, y el champagne, y las fiestas, y termine inerte en un sillón luchando en vano contra la resaca, el calor y la melancolia:

1. Ponerme en forma. Basta de ser un saco de papas y fingir que eso no me molesta. Si, me molesta. Si, me siento gorda y floja. No obsesa, no repelente, tampoco lo voy a llevar a la exageración; pero definitivamente no me termina de cerrar la imagen que me devuelve el espejo, y quizas estaria bueno hacer algo al respecto. Pesar dos kilos menos no me va a transformar mágicamente en un ser perfecto ni darme la llave de la felicidad, pero quizas me haga sentir minimamente más segura en mi misma.

2. Buscar trabajo con una sola meta: ganar lo suficiente para llegar a cubrir mis gastos y ahorrar una cantidad cada mes. Todo el mundo ha tenido que empezar de abajo en un trabajo agotador y no necesariamente conectado con su vocación. Este, me parece, es el momento donde me toca a mi. Me gusta lo que hago actualmente, ojo, pero no me deja gozar de cierta independencia ec0nomica, y a esta altura de mi vida eso empieza a ser prioridad.

3. Salir más. No rechazar invitaciones. No a los prejuicios. Probar todo al menos una vez (?) Divertirme más en resumen, preferentemente gastando menos (vease punto 2.) – tanto tiempo pensando que mis problemas me aislaban de todos, ¿y para qué? Para nada; es tiempo perdido que no se recupera.

4. Recuperar la confianza en mis propias habilidades. Abandonar esa creencia estupida que si no sos perfecta en algo mejor ni empezar. Reconciliarme con ser apenas tolerablemente buena en algo. Por algo se empieza.

h1

sobre el estreno de Luna Nueva

noviembre 21, 2009

No entiendo esta nueva moda de vampirismo teen vegetariano/mormón. Sera que soy una chica a la antigua:

“Pero si no tiene depravación, sexo sin sentido, litros y litros de sangre, ambiguedad sexual, incesto, escandalo y meditaciones berretas sobre la angustia de la inmortalidad; ¿que tiene para ofrecer?”

“La curva de la espalda de Jacob tiene, boluda, que más queres. No me pidas contenido, no lo tiene, I watched it for the LOLZ.”

Hoy, como se imaginaran, una amiga me conto en detalle el argumento de Luna Nueva, la segunda abominación pelicula basada en los libros de S.Meyer, mientras almorzabamos en el café de la facultad. Yo creo que ya no necesitaria siquiera ir a verla (no es que me muriera de ganas de ir a verla, precisamente, ya que apenas si tolere tres capítulos y 45 minutos de Crepúsculo) porque los resumenes de mi amiga- “…bueno, y entonces hay cuatro flacos salvajes en cuero en el bosque dominados por su instinto animal, ¿no?” –  son sin duda muchisimo más entretenidos de lo que podria ser la película.

PD: También intento explicarme que parte de la experiencia de ir a ver estas peliculas es ser “Team Jacob” o “Team Edward”. Llegue a la conclusión que soy una resentida, una excluida de la sociedad del pochoclo pasatista (de la que siempre me senti parte hasta ese entonces); en este momento solo quisiera ser “Team Linus” y gasearlos a todos.

h1

pepsi music en imagenes

noviembre 14, 2009

Querria hacer una reseña/crónica del dia cinco del festival, pero realmente deberia estar estudiando para los parciales del lunes, asi que les doy la versión resumida:

Maximo Park – versión, digamos, anotada:

omg_maximo

Durante The Ting Tings, que siguen sin parecerme la gran cosa, pero en vivo al menos son bastante entretenidos.

PB080200

Gogol Bordello, acaso el momento más delirante de la velada: punk gitano (?!), el escenario era una fiesta de simpaticos borrachos de Europa del este que le arrojaban vino a la audiencia desde el escenario. Casi me asesinan en el pogo, asi que la foto esta tomada a la pantalla desde la relativa seguridad del costado del escenario.

PB090230

 

Y Eugene, frontman de Gogol Bordello, con sus epicos bigotes, firmando entradas luego del show mientras tarareaba Los Fabulosos Cadillacs, que sonaban en el otro escenario.

PB090269

Luego de la bizarrada de Gogol Bordello y de bailar Matador a un costado y recordar los 90, llego Calle 13. Para ese entonces, a pesar de que en general me desagrada el género, yo ya estaba entregada a disfrutar cualquier cosa. Un buen show, lo admito… y también admito que baile y chille como una groupie. Parte del encanto de los festivales.

PB090319

h1

“so tell your gay mom I said thanks”

noviembre 14, 2009

Gracias 30 Rock por alegrarme los viernes.

You and me, it’s not gonna be a one-way street. ‘Cause I don’t believe in one-way streets. Not between people, and not while I’m driving.

I wanna hold a mirror to society – then win the record for biggest mirror!

You are not merely drunk, Lemon, you are business drunk. Much like rich drunk, either way it’s legal to drive.

She’s like the human Macarena – something everyone did at parties in 1996.

I watched ‘Boston Legal’ eight times before I found out it wasn’t a new ‘Star Trek’.

Lemon, you’re going to work this like a Chinese gymnast: wear tight clothes, put on a fake smile and lie about your age.

When I was a kid, I would look up in the stars and dream of going into space, escaping the slums, and KILLING AN EWOK!

If there’s anything I learned about parenting from my Sims family, it is if the child didn’t get to see his father often, he’ll start jumping up and down, and then his mood levels go down, until he pees himself.

h1

homofilia trash (o: ¿quien necesita a Kate Moss?)

noviembre 7, 2009

bilo n' bigglesOpinion fuerte (pero, si me conocen, enteramente predecible): romances que hayan inspirado música memorable los hay muchos, pero el más significativo en la escena del rock inglés en lo que va de este nuevo siglo es la dupla  de Pete Doherty y Carl Barat, los frontmen de The Libertines. No sé si romance es la palabra correcta para la relación que en si tenian en la vida real en los años miserables pre-exito, pero sin duda lo es para la que construyeron para su imagén pública, que rapidamente se salio de control hasta que la linea entre lo privado y lo público desapareciera del todo: Pete y Carl eran amigos y enemigos; se profesaban amor incondicional en entrevistas y cantaban sobre separaciones y amores que ya no daban más mientras empapelaban revistas de chismes con sus escandalos y excesos. Se odiaban, se perdonaban, se robaban las cosas del otro y las vendian para comprar drogas. Hacian un show de la tensión sexual (no se sabe si se quieren dar o se quieren matar a golpes, dijo alguna vez un periodista), mientras probablemente se arrancaban los ojos en el backstage. Sexo, sudor y drogas, casi un estereotipo del exceso rockero, sumado a la disolucion de cualquier barrera entre artistas y público, entre la creación y la vida privada: organizaban conciertos en sus casas, cantaban de la desintegración de su propia amistad, participaban asiduamente del foro que frecuentaban sus fans mucho antes de la explosión de myspace. Aun cuando cantaban sobre sus ex-novias, parecia que estuvieran hablando de ellos mismos; como tantos otros fans, no me importa que Music When The Lights Go Out fuera escrita en el 1999 – para mi es un lamento por el Albion imaginario que habian construido los dos, y que ahora que aquellos tiempos habian quedado en el pasado, hacia agua.

Tan literarios como reventados, Pete y Carl hablaban de Wilde, de Baudelaire (obvio, como no les iban a gustar Wilde y Baudelaire), citaban literatura en programas de television con sus mejores modales de colegial inglés y ojeras de junkie al borde de la inconsciencia. Doherty, en especial, tenia el encanto irresistible del poeta maldito, el niño terrible que habia logrado incluso enamorar a una famosisima modelo, y que estaba siempre en la cuerda floja, al borde de la autodestrucción.

the likely ladsA veces siento que The Libertines ardio y se consumio a si mismo, y que el genial segundo disco (desparejo, desprolijo pero fantastico) es donde este romance se acaba, y tanto mejor asi. Pero a veces, cuando leo entrevistas de Doherty (que se ha redimido frente a mis ojos escepticos luego del precioso disco solista que saco hace poco, Grace/Wastelands) y me entero que él quiere que se vuelvan a juntar… bueno, ahi pienso que donde hubo fuego, cenizas quedan, y que si ya que estamos se quieren pegar una vuelta por latinoamerica, for old time’s sake, tanto mejor.

(Carlos, te he defendido por años, pero aun asi espero que alguna vez te dejes de histeriquear y vuelvas con Peter de una buena vez. I mean it.)

Este posteo va dedicado a la Srta. Veronica – a la que alguna vez le dije Bilo en dudoso estado de sobriedad – por la inspiración para el título, además del apoyo y el fervor fanático.

h1

rumors of my demise have been greatly exaggerated

noviembre 5, 2009

Ante mi misterioso silencio para el cual no tengo una buena explicación: me ocurre ahora lo que me ocurre siempre cuando abandono por unos dias el habito de llevar un diario – pierdo la capacidad de aprehender el potencial de lo vivido / leido / pensado y ponerlo en palabras. O sea, no es que no pasen cosas, o que no haya estimulos interesantes, sino que pierdo la costumbre de sacar de ello algo – un comentario, una anecdota – por más que esta sea pasajera y mediocre y asi, la experiencia o el pensamiento se mezclan con otros y terminan olvidados, como terminan olvidados los sueños de la noche anterior si una no se apura a contarselos a alguién durante el desayuno.

Voy a hacer entonces un comentario para no condenar mis lecturas a este olvido, o al menos al abandono de mi biblioteca superpoblada.  Estos dias estuve leyendo bastante: lecturas más pasajeras, lecturas para la facultad, y lecturas que suponen un desafio importante. Se sabe: soy cabeza dura. Mis amigos lo saben bien, al menos. Esta semana estaba decidida a entender El Antiedipo de Deleuze a pesar de saber poco de psicologia (y poco además de filosofia). Porque no soy, en rigor, persistente (me aburro facilmente) pero si terca y algo orgullosa, termine suplicandole a mi psicologa cuando fui a mi consulta semanal que me explicase los conceptos de psicologia que se le escapaban a mi limitadisimo entendimiento a ver si asi conseguia sacar algo más en limpio.

Fue una experiencia provechosa (me dio una version condensada de Freud and Lacan for dummies por la que le estoy muy agradecida), pero muy extraña. Me di cuenta después, cuando se termino la sesión y sali a la calle, que en un año y medio de terapia jamas la habia escuchado hablar tanto.